viernes, 10 de marzo de 2017

NUEVA EDICIÓN DEL MISAL ROMANO.


En la celebración de la Misa el sacerdote usa un libro que normalmente se encuentra en el altar. Es el misal. Este libro contiene las oraciones que quien preside dirige a Dios, el guión de la celebración eucarística y los principios y normas para su recto desarrollo. A partir del 4 de marzo del 2017 comenzamos a usar en España, en las misas de lengua castellana, la traducción de la 3ª edición del misal reformado por mandato del Concilio Vaticano II.
El misal es el libro de oración más importante de la Iglesia. Sus texto y ritos se han ido gestando a lo largo de los siglos en fidelidad a los orígenes apostólicos y adaptándose a los nuevos tiempos. Así, el Misal:
-Es la Palabra de Dios que se contiene en la Sagrada Escritura en clave de plegaria: es la expresión orante de la fe de la Iglesia.
-En el misal está depositada la memoria y la experiencia de la Iglesia en fidelidad al origen apostólico para alimentar la fe de los creyentes de hoy.
-Es el Misal signo de la unidad y de la catolicidad del Pueblo de Dios a lo largo del espacio y del tiempo.
-Es el libro de toda la Iglesia, no sólo de los sacerdotes. Sus oraciones se dirigen al Padre y ponen a la comunidad celebrante en dirección a Dios, narrando el acontecimiento central de la fe, muerte y resurrección de Cristo. 
La aparición de esta tercera edición del Misal, es la ocasión propicia para que todos podamos acercarnos a él, ojearlo, conocerlo, leer sus textos oracionales, orar con ellos, redescubrir la dinámica interna del rito eucarístico y mejorar la celebración de la Eucaristía.
Alguna novedades que trae consigo el nuevo misal y que hemos de tener presente son:
1º.-La formula de la consagración del cáliz varía buscando una mayor fidelidad al texto original. En lugar de " que será derramada por vosotros y por todos los hombres" se dirá:  "por vosotros y por muchos" que fueron las palabras mismas del Señor al instituir la Eucaristía.
2º.- Para el Evangelio, destaca su importancia " los presentes se vuelven hacia el ambón" (OGMR 133) ¡todos mirando al ambón!
3.- Las preces: un sólo lector las lee, no un lector para cada petición. (OGMR, 71).
4.- Todos se pondrán de pie al decir el sacerdote "Orad hermanos, para que este sacrificio mio y vuestro..." y no después (OGMR 43).
5.- En la Consagración, todos los fieles desde el momento en que se destapa el cáliz y el sacerdote impone las manos sobre el pan y el vino estarán de rodillas. Los que se queden de pie por razones de salud... harán la inclinación profunda cuando el sacerdote haga la respectiva genuflexión.
6.- En el rito de la paz, se pide rapidez y sobriedad. (OGMR 82). El sacerdote no abandona el presbiterio durante el rito de la paz. tampoco hay nunca ningún canto para la paz.
7.- Al comulgar, es importante el diálogo de fe entre el ministro y el fiel: "El cuerpo de Cristo- Amén. (OGMR 16) comulgando inmediatamente, con respeto delante del ministro. Además, antes de comulgar, hay que hacer la debida reverencia (OGMR 160), es decir, inclinación profunda ante el Santísimo o (genuflexión) antes de comulgar. 





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada